miércoles, 28 de enero de 2009

Kingdom of Bahrain

El Reino de Bahrein es un pequeño isla-estado situado en el Golfo Pérsico y pegado a la costa saudita. Su historia es similar a la de tantos otros países de la zona, marcada por el comercio desde tiempos antiguos y repleta de luchas de poder entre tribus y familias, sin olvidar el cambio producido por la llegada del Islam. Bahrein fue una colonia Británica hasta 1971 cuando consiguió la independencia.

Además de un considerable aeropuerto internacional, el medio más fácil para llegar desde KSA es atravesar un puente de 25 kilómetros construido entre 1981 y 1986 y financiado en su totalidad por el Estado Saudita, de hecho recibe el nombre de Autopista del Rey Fahd. Como curiosidad, la frontera entre ambos países se encuentra en una isla de origen artificial y construida a tal efecto. Recientemente Barhein y Qatar han firmado un acuerdo para construir el que será el puente más largo del mundo, con sus 40 kilómetros.

El viaje a Bahrein desde Riad es bastante aburrido, 400 kilómetros de autopista de tres carriles donde lo único que ves son camiones, desierto y refinerías, con la arena cruzando la carretera cuando el viento sopla. Si andas alegre con el acelerador se puedes plantar en el puente en menos de tres horas, lo cual no viene nada mal porque en hora punta los fines de semana puedes llegar a tardar hora y media en cruzar la frontera.



La capital de Bahrein, Manama, es una ciudad bastante abierta comparada con el resto de países de la región. No tiene muchos atractivos turísticos salvo el Museo Nacional, el World Trade Center (un edificio con tres rotores), las Dual Towers y la mezquita de Al Fateh.


































La visita al Museo Nacional es especialmente recomendable. Por el euro que cuesta la entrada se puedes empapar de la historia y de las curiosidades del país. Allí aprendí que el país fue el mayor productor de perlas naturales hasta que el negocio se agotó allá por 1930, casi la totalidad de la población dependía de esta fuente de ingresos. Dio la casualidad que en 1932 se encontró petróleo en la zona, así que pudieron cambiar fácilmente de fuente de ingresos.